No más uvas agrias


El Señor me dirigió la palabra: “¿A qué viene tanta repetición de este proverbio tan conocido en Israel: “Los padres comieron uvas agrias, y a los hijos se les destemplaron los dientes?” “Yo, el Señor omnipotente, juro por mí mismo que jamás se volverá a repetir este proverbio en Israel.”

Dios le habló al profeta acerca de un refrán que constantemente estaba circulando entre el pueblo. Estaba tan enfrascado en el corazón de ellos que se había esparcido por todo el territorio. En esencia, lo que significaba era que por causa de sus antepasados, que por sus padres haber pecado, ellos estaban condenados y maldecidos. El refrán simplemente hizo que sus corazones se conformaran con lo que tenían de frente como su destino.

El refrán no era una falacia, o una leyenda urbana. Era en efecto un recuento y un recordatorio de lo que había pasado. El problema con el refrán era que en vez de ser un recordatorio de lo que no debían hacer, estaba dictando lo que los israelitas debían hacer. Estaba amarrando sus esperanzas y destinándolas a un futuro opaco y estático.

¿Cuántas veces nos hemos limitado a nosotros mismos diciendo, “Yo no nací en la familia correcta, mis padres me hicieron esto o aquello, estoy aquí por lo que ellos u otros me hicieron” ¿Cuántas veces has dejado que tu pasado te dicte el dónde, el por qué, el cómo o el qué tiene tu futuro para ti? ¿Cuántas veces has dicho que por las decisiones que otros o incluso tú has hecho, no tienes esperanza y te has resignado a lo que tienes delante?

Dios ciertamente escuchó el refrán y tenía una respuesta para sus hijos, “Vivo yo, dice Jehová el Señor, que nunca más tendréis por qué usar este refrán en Israel.” (v.3). Así es que, no importa dónde estés, no importa dónde has estado, no importa quién eres, Él ha dicho, no más. No más desilusión, no más sueños sin perseguir, no más el seguir siendo amarrado o controlado por el pasado. Él ha hecho un nuevo día. El tiene planes para tu futuro. “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza” Jeremías 29:11 y mientras Él viva, no habrá más uvas agrias.

¡RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía!

 

© Derechos Reservados Danny Maldonado, 2006
Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Español, Promesas and tagged . Bookmark the permalink.

COMMENT ON THIS POST

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s