¿Agua dulce o amarga?


Quiero hacer un comentario acerca de la próxima elección.

Tengo una preocupación.

Pero no estoy preocupado por lo que quizás piensas que me preocupa. Esto no es un opinion política. En realidad no me preocupa para nada quien saldrá electo, porque en los E.U. la opción es binaria. Yo ya hice la mía y voté. Y eso no es de lo que voy a estar hablando aquí tampoco.

Me preocupan las relaciones que se están lacerando y rompiendo. Me preocupa el tono que se ha estado usando. Me preocupa el carácter crudo que se está develando. Estoy preocupado por aquellos que proclaman tener el mensaje de vida, pero hablan como si no la hubiese. Mi preocupación es por las amistades que porque otro tenga una opinion diferente, se rechacen en los días que se avecinan. Me preocupa la falta de madurez para tener una conversación honesta y con respeto acerca de opiniones disidentes. Me preocupa el lenguaje que nuestros corazones están hablando. Estoy preocupado de que estemos ciegos y sordos a lo que nuestras propias palabras están diciendo. Mi preocupación es por nuestras verdaderas prioridades.

Parece que se nos olvida que después de estos días, aquellos a quienes nos referimos como si no fueran personas, posiblemente tengamos que interactuar con ellos nuevamente. Parece que se nos olvida que después de las elecciones, tendremos que tener comunidad nuevamente. Se nos olvida que ya sea por Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, TikTok, o cualesquiera sea la plataforma que usemos, nos estamos marcando sea con odio o con amor. Que no quede duda, nuestras palabras nos marcan.

Las elecciones vienen y van. La familia se mantine. La comunidad se mantiene.

¿Pregúntate cuál ha sido tu motivación? ¿Has estado respaldando a tu candidato por la plataforma que posee y los hechos, o por el odio y el repudio que sientes por su oponente? ¿Que le has estado enseñando a tu hijos? ¿Que mensaje están escuchando? ¿Por un lado que deben ser buenos ciudadanos y amar al prójimo, y por el otro odiar todo lo que diga el candidato X porque es una mala persona? ¿No es eso la definición de ceguera?

Santiago, el hermano de Jesús, habló acerca de la capacidad que tienen nuestras palabras.

Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.
De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.
¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? Santiago 3:9-11 (RVR60)

Así que, ¿que sale de nuestra fuente?

¿Son nuestras palabras agua dulce para aquellos que las escuchan o estamos creado heridas y derramando agua amarga con ellas?

Si tus palabras, aún las escritas, nacen de resentimiento, odio, burla o altivez, no son palabras que refrescan. Tampoco se justifican porque el candidato que tiene una opinion contraria las use. Y todos los lados en esta elección las ha usado. Aguas amargas.

La pregunta sigue en pie. ¿Que sale de nuestra fuente? ¿Son nuestras palabras agua dulce o agua amarga? Si es esta última, pausa. Mira profundamente en tu interior. Reflexiona, y quizás, y de ser necesario, borra aquello que has escrito como agua amarga e intenta subsanarlo. El mundo necesita refrigerio y estamos llamados a derramar nuestras vidas como vasijas de honor. Vasijas de agua dulce.

Quizás esta es la manera que la sanidad comience.

Y comienza contigo y conmigo.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2020

Un Susurro


Entonces El dijo: Sal y ponte en el monte delante del Señor. Y he aquí que el Señor pasaba. Y un grande y poderoso viento destrozaba los montes y quebraba las peñas delante del Señor; pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento, un terremoto; pero el Señor no estaba en el terremoto. Después del terremoto, un fuego; pero el Señor no estaba en el fuego. Y después del fuego, el susurro de una brisa apacible. 1 Reyes 19:12-12

Hace un tiempo atrás, mientras manejaba hacia mi trabajo, escuchaba una canción de René Gonzalez, “Mi Vida.’ René es amigo y es un talentoso cantante y Pastor en Puerto Rico, reconocido internacionalmente. Mientras escuchaba esta canción, unas cuantas líneas llamaron mi atención y me hicieron recordar mi accidente.

“Mi vida, vio la vida que refleja tu mirada

yo pensé que era el final de mi jornada,

pero Tú llegaste para rescatar, mi vida”

Aunque la canción se refiere al poder de Jesús al redimirnos del pecado, no pude sino pensar en mi experiencia con el rayo. ha pasado algún tiempo desde que escribí acerca de mi accidente en Todavía estoy de pie. Durante este tiempo he pensado mucho acerca del incidente, especialmente cuando hay tormentas eléctricas. Pero cuando escuché las palabras en esta canción, inmediatamente me transporté a ese día. Mi corazón está lleno de agradecimiento al recordar que pudo haber sido una historia totalmente diferente. Fue un moment de total rendición y mi corazón se sumergió en adoración.

Durante estos meses me he hecho muchas preguntas y he buscado significado. ¿Porqué? ¿Para qué? y en mas ocasiones de las que puedo recordar, le he pedido a Dios que me hable. Entonces algo llamó mi atención como nunca antes. Mientras leía el Salmo 29  el verso 7 cobró vida: “La voz del Señor resuena con relámpagos.” ¿Será posible? ¿Será verdad? ¿Que Él me haya hablado y no me diera cuenta? Sé que mi experiencia con el rayo es una en un millón, pero mis preguntas persistían. Fue cuando recordé a Elías en la cueva y ocurrió un terremoto, un fuego y un viento fuerte. Con frecuencia relacionamos a Dios con lo espectacular, y queremos que lo extraordinario se manifieste en nuestras vidas, lo impactante es lo que nos conmueve y nos inspira. Pero cuando Elías escuchó un susurro, era allí dondeDios estaba, en lo ordinario. Él susurró porque estaba cerca.

Mi conmueve el saber que el Creador del universo escogió hablarme de la manera que en que lo hizo. Tengo que admitir que puede que nunca lo comprenda del todo, pero una cosa tengo bien clara y es que Él habla de muchas mas formas de las que le dams crédito. ¿Puede ser que try o estamos tan distraído que el Señor e Señores ha estado tratando de hacernos ver la vida que refleja su mirada y no nos hemos dado cuenta? ¿Será que Él ha estado susurrándonos y nosotros estamos esperando rayos, terremotos, fuego, o vientos grandes y fuertes? ¿Has hecho señor de tu vida el agite de este mundo?

Él está susurrándote. ¿Lo estás escuchando?

Aquí está el video de René González

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2018

Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia: la Biblia de las Américas: con referencias y notas (electronic ed., 1 Ki 19:11–12). La Habra, CA: Editorial Fundación, Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman (1998). Todos los derechos reservados. 

Nueva Traducción Viviente. (2009). (Ps 29:7). Carol Stream, IL: Tyndale House Publishers, Inc.

Todavía estoy de pie


Este es un tipo de mensaje diferente, es más como una nota en un diario. Como sucede con todos nosotros, enmarcamos nuestra vida y nuestros puntos de vista por las experiencias que tenemos. El pasado sábado, 16 de de julio de 2016, fue uno de esos para mí. Aquí está mi breve descripción de lo que pasó; un evento que todavía estoy procesando.

Llevé a mi hijo temprano a trabajar y después de dejarlo, conduje al sur durante más de una hora. Estoy trabajando con un vehículo en casa y estaba buscando algunas piezas de otro para terminar el mío (no soy mecánico, sino asesor financiero, pero me gusta arreglar cosas). Llegué cerca de las 8:00 am a mi destino y empecé a trabajar en el vehículo. Me tomó 4 horas para terminar. Mientras estaba recogiendo mis herramientas y colocándolas en el baúl de mi vehículo, la lluvia comenzó a caer. Me apresuré a recoger las piezas y empecé a escuchar los truenos, por lo que me metí en el vehículo a esperar. Cuando escampó, salí de nuevo, paraguas en mano, para terminar  de recoger todo. Y entonces sucedió: Fui alcanzado por un rayo. Permita que eso haga su efecto…

No hay nada que pueda preparar a uno para algo como esto. No hay manera de hacerle justicia o describir por completo la instantánea ocurrencia de ser alzando por un rayo, pero lo voy a intentar.

Lo primero que ocurrió fue una explosión, y luego el mundo a mi alrededor se distorsionó por completo. Veía neblina por todos lados que ahora sé era humo blanco. No había control ni hay lógica en lo que me estaba pasando. En un instante supe que había sido golpeado por una fuerza inimaginable que ejecutó sumisión total de mí. Fue un evento como en cámara lenta, pero en realidad fue instantáneo. Recuerdo que estaba en el suelo de gravilla y caí sobre mi lado izquierdo. Vi mi cuerpo, pero no me podía mover. Vi el cielo y no podía determinar si estaba vivo o muerto. Surrealista. Luego, cuando el mundo a mi alrededor dejó de moverse, y, o bien por la fuerza de la caída o por un movimiento inconsciente, me encontré de espalda, pero no podía sentir mi cuerpo. Entonces pude levantar la cabeza y traté de mover mis extremidades. Mi brazo derecho y pierna izquierda comenzaron a moverse, pero mi brazo izquierdo y la pierna derecha estaban totalmente inmóviles; ningún movimiento en absoluto. Al tratar de incorporarme, todo lo que recuerdo que salió de mi boca fue: “¡Gracias Dios, Gracias Señor!” al darme cuenta de que estaba vivo, que había sobrevivido.

Mi reacción inmediata fue llamar al dueño de casa, Martin. Yo estaba gritando a viva voz, “¡Martin, Martin, Martin!” y nadie salía de la casa. Entonces se abrió la puerta, y Martin salió y grité: “¡Ayúdame, ayúdame, me acaba de dar un rayo.” Martin corrió hacia mí y me ayudó a levantar. El literalmente me puso sobre sus hombros, y me llevó adentro. Mi brazo izquierdo y la pierna derecha, no respondían. No podía sentir nada. Luego que llamaron al 911, le pedí que llamara a Sandy, que quería hablar con ella. Cuando hablé con mi esposa le dije, “Estoy bien, Dios es bueno Sandy, Dios es bueno, Te amo.”

Mientras la ambulancia me transportaba al hospital, los paramédicos hicieron todo tipo de preguntas, verificaban mi corazón, el pulso, insertaron un IV. Al entrar al centro de trauma, el personal médico allí esperando, preguntaban si yo era el hombre que había sido alcanzado por un rayo; sus palabras, “¿Y sobrevivió?”

Adelantemos ocho horas mas tarde, con el estómago vacío, sin agua, el cuerpo magullado, dos CT-Scans, radiografías, análisis de sangre, y un sinfín de preguntas. El resultado final: no hay daños a mis órganos o extremidades. La única evidencia visible eran las marcas en el brazo y la pierna donde la electricidad viajó, my frente en la que me dí con quien sabe que, y un zapato quemado y roto.

La imagen de arriba es el árbol que estaba a unos 20 pies de mí que muestra el daño del azote, y el daño en el zapato por donde salió la descarga, y todavía estoy de pie. Mientras escribo estas palabras, mis ojos se llenan de lágrimas, porque sólo por la gracia de Dios, su amor inagotable y su misericordia infinita todavía estoy de pie.

“Pero tú, Señor, eres escudo alrededor de mí, mi gloria, y el que levanta mi cabeza.” Salmo 3:3

Esa la única razón por la que todavía estoy de pie.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2016

Mi Pastor es un León


lec3b3n-y-cordero-2016-05-28-08-29“Jehová es mi pastor nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar, junto a aguas de reposo me pastoreará.” Salmo 23:1-2

Pero mi pastor no es uno cualquiera. El se dice que es la puerta para las ovejas, para llegar a mi tienen que pasar por el. Mi pastor tiene una sola misión, su misión soy yo. Da su vida por mi. Pero no pienses que es un pastor débil, o un pastor que se amedrenta. Mi pastor es un León.

Y él no es un león domesticado. El León de la tribu de Judá. El que ha vencido para abrir los sellos del libro de Dios. Apocalipsis 5: 5-6.

Siempre RUGE. Nunca llega tarde. Él podría estar corriendo por el bosque; Está corriendo a salvarnos.

Si voy por el valle de la muerte, no temeré. Porque a mi pastor es un león.

Si estoy herido en el valle, me recoge y me llevan en su espalda.

¿Y quién se atreverá a venir en contra del Gran León?

Él es el cuarto hombre en el horno. La oveja que es un león. El gran YO SOY.

¡Oh alma cansada, no te desalientes, Oye su rugido! Escuchar sus pisadas golpear el suelo mientras se acerca corriendo al rescate!

Él nunca ha sido derrotado.

Y él me ama, yo soy su oveja, él es mi pastor y Él es un león.

Cuando lloro, me escucha. Y él es un león celoso, un león feroz.

¿Por qué temer? Si a la puerta de las ovejas, está el León.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2016

No tengas temor


“Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” – Juan 16:33

Era una mañana normal para mí, o eso creía yo. Estaba deseoso por reunirme con mi cliente y mostrar cómo el nuevo plan trabajaría. Estaba cansado, había manejado durante casi una hora. Luego, cuando me recibieron y me dirigieron a la oficina de mi cliente, se supo la noticia a través de la televisión. Algo terrible había sucedido. Inmediatamente vi las imágenes, vi el caos, vi algo que nunca pensé que vería. Yo había estado allí un par de meses antes, con mi esposa y mis dos niños de 2 y 3 años.

Me quedé perplejo. Estaba paralizado y conmovido. La reunión fue suspendida. Luego me fui a mi automóvil y llamé a mi esposa. Yo lloraba. Mis palabras a ella fueron, “¿viste eso?, se cayó”. Ella estaba llorando al otro lado del teléfono y me dijo, “se cayó la otra también”. El miedo, la inseguridad y la duda sobrecogieron todo mi ser. Mi primera expresión fue: “No puedo traer más hijos a este mundo. Este mundo está muy enfermo, es cruel y peligroso”. Yo estaba a 1,601 millas de donde sucedió, pero el efecto del momento se sintió muy cerca. Ese día yo tenía que hablar con mis clientes, ya que se verían directamente afectados por esto. En la oficina, todos estaban sorprendidos y buscando cualquier tipo de dirección.

Más tarde en la mañana me fui a casa y abracé a mi esposa, mi hijo y mi hija. Entonces me di cuenta que tan anonadado como estaba yo, habían otros que estaban inconsolables y perdidos en desesperación total. Muchas historias horribles fueron surgiendo hora tras hora. Así que, conforme pasó el tiempo y continué digiriendo lo que había pasado, una pequeña voz resonó en mi alma. Decía: “No tengas miedo”. Entonces recordé las palabras de Jesús cuando dijo: … pero anímense, porque yo he vencido al mundo.” Él nos había anunciado que por esta, y cualquier otra prueba, y la tristeza a la que nos enfrentaríamos, él la había vencido ya. A través de él, seríamos fuertes y nosotros encontraríamos la paz.

Tal vez eres como yo, y nunca serás capaz de comprender completamente por qué estos eventos ocurrieron, ni la profundidad que ha tocado y tocará a muchas generaciones venideras. O por el contrario, has sido directamente afectado por los acontecimientos de  el 11 de septiembre de 2001 y sabes el impacto que ha tenido en tu vida y de quienes te rodean. En todo caso, una cosa es cierta, nunca nos olvidaremos de los acontecimientos de ese día y de aquellos que perdieron la vida. Pero ese día, muchas vidas también fueron traídas a la vida, recuerdo lo que alguien dijo una vez: “los niños son la manera como Dios dice que este mundo debe continuar, hay esperanza en el futuro”.

La historia tiene una gran variedad de ángulos, perspectivas, opiniones y emociones. Así que hoy, al rendir homenaje a aquellos que perdieron sus vidas, y reflexiones sobre estos eventos, diferentes cosas vendrán al corazón otra vez. Sin embargo, siente consuelo al saber que no deberías tener temor del futuro ni por aquellos que amas, porque Él venció este mundo, para que tú yo tuviéramos paz.

Ten ánimo, no tengas temor.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2011

Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

El terminar bien


¿Qué dirá tu historia al final? ¿Es tu historia digna de contar? Me hago estas preguntas con frecuencia. ¿Será por cómo me veo a mí mismo en la historia? ¿Tendré una vida “ordinaria”, y al leer sobre las demás extraordinarias, crea una angustia en mi pecho de no estar “ahí” o tener “eso” (sea lo que sea que eso signifique). Pienso mucho acerca del final. Pienso en cómo mis acciones hoy tendrán un impacto duradero, el recuerdo en las mentes y en los corazones de aquellos a quienes amo. ¿Mi vida refleja grandeza? Mis acciones, ¿exudan mis más altos y más nobles pensamientos? Espero que sí. De hecho, así oro. ¿Qué va a decir mi historia a los que se quedan? ¿Qué está diciendo mi historia ahora? Esto realmente me llega.

Recientemente asistí a un grupo para hombres llamado Siete, que se reunió durante siete semanas, a las siete de la mañana, los viernes. Exploramos las siete preguntas que resuenan en las mentes de la mayoría de los hombres. Excelentes conversaciones y aún mejor comunidad. El tema que realmente me llegó fue el de dejar un legado; el terminar bien. ¿Cómo voy a ser recordado? ¿Cómo serán impactados mi esposa, mi hijo y mi hija en los días, los meses y los años venideros? ¿Qué dirán mis nietos de mí? Más importante aún, ¿qué dice Dios acerca de mí?

Soy un fanático de las películas que se basan en historias reales. Me siento atraído por ellas cuando me identifico con aquellos a quienes le sucedió. Pero si eres como yo, lo que realmente mueve mi corazón son los finales. El más débil terminando en la cima, o el abatido cambiando su manera de vivir, o las historias de cómo la capacidad humana de recuperación, vence las situaciones más difíciles, los finales épicos. Tal vez me siento atraído por ellas, porque me pregunto si mi historia será recordada como lo ha sido para aquellos en la película, no por la fama o la fortuna, sino por la inspiración que puede aportar a las generaciones venideras. ¿Será mi historia la que inspire a alguien más para lograr lo imposible? Mi vida, ?cambiará el curso de la historia de alguien? ¿Podré hacer una diferencia para que el mundo la vea? Mi historia, ¿es épica? ¿Te has hecho estas preguntas, o soy sólo yo? Para algunos de nosotros, cuando nos fijamos en nuestra vida presente, reconocemos que según nuestros estándares, no estamos viviendo una historia épica. Y cuestionamos nuestra existencia, una y otra vez. Yo no sé las respuestas a muchas de las preguntas que me he hecho y sigo haciéndome, pero sé que serán contestadas a su debido tiempo.

Así que, hasta que esas respuestas lleguen he resuelto que cuando me enfrente a lo imposible, voy a seguir creyendo que todas las cosas son posibles. Cuando me sienta desanimado, voy a continuar inspirando y ser inspirado. Cuando me hablen con desprecio y me quieran denigrar, voy a seguir actuando y remontándome como águila aún cuando todos a mi alrededor no lo hagan. Cuando pase lo peor, voy a seguir esperando lo mejor. Cuando todo parezca estar perdido y como en un callejón sin salida, voy a seguir confiando en que Dios tiene un plan para mi vida y para aquellos que me ha confiado. Un plan mayor, grande, brillante, fuerte y más maravilloso de lo que pueda imaginar. Cuando me enfrente a personas de mente pequeña que quieran diluir mi existencia, voy a continuar soñando en grande porque servimos a un Dios inmensurable. Cuando me ofenda aquel que considero un amigo, voy a seguir creyendo en la amistad, porque es ella el rostro de la bondad en el mundo. Cuando no haya un camino claro, voy a seguir viviendo mi vida basado en las posibilidades, porque el vivir sólo de hechos hace caso omiso de la fe y la grandeza. Si los tiempos son escasos, voy a seguir dando, aún cuando todo sea quitado de mí. Si soy rechazado por el mundo, voy a seguir amando. Si me caigo, me sacudiré el polvo, limpiaré mis heridas y me levantaré cada vez. Cuando me enfrente a la injusticia, voy a seguir luchando por aquellos que no pueden luchar por sí mismos. Si me dejan en el olvido, voy a seguir recordando a aquellos en necesidad, aun cuando nadie me reconozca. Y al hacer todo esto, confío, espero y oro que pueda responder a muchas de mis preguntas y dilemas. Tal vez tú, deberías hacer lo mismo.

Anhelo el día en que me incline ante el Todopoderoso y deposite mi corona a sus pies y diga: “Señor, lo logré. Hubo momentos en que pensé que no lo lograría, pero lo hice”_ Y será ese día, ese glorioso día, que sabré que terminé bien.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2012

Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

¿Planificar o no planificar?


Mientras hacía algunas diligencias, estaba escuchando una emisora ​​de radio de carácter religioso. No era muy atractivo o interesante, pero sólo por curiosidad continué escuchando para tener una idea de cuál era el punto en el mensaje, tal vez algo bueno podría salir del mismo. También escuché desde la perspectiva de alguien que no tiene conocimiento de las Escrituras. Después de diez minutos dejé de escucharlo porque su mensaje, y no es mi intención ser irrespetuoso, estaba lleno de “lenguaje cristiano,” y no tenía un punto en lo absoluto. Quiero decir, sé que tenía buenas intenciones, pero no había ningún mensaje. Una persona que estuviera escuchando por primera vez tratando de obtener algún conocimiento de quién es Jesús, habría terminado más confundida. Pero el punto que más me llamó la atención fue la falta de estructura y, por lo tanto, la falta de planificación del presentador. Fue así de evidente.

Mientras seguía conduciendo, me pregunté: Si nosotros, como discípulos y seguidores de Jesús, ¿deberíamos hacer planes o simplemente confiar en nuestros instintos espirituales? Yo estaba pensando en el ejemplo que acababa de experimentar. El presentador estaba definitivamente tratando de usar su conocimiento intelectual, pero no había patrón definido de lo que estaba presentando. Los ejemplos en la Biblia comenzaron a venir a mí. Todos y cada uno expresan a un Dios que es un maestro planificador. Planificar es su especialidad; el planificar no sólo es necesario pero requerido. Yo iría más allá y afirmaría que es una exigencia. Albert Einstein lo dijo muy bien: “Estoy convencido de que Él (Dios) no juega a los dados.” En otras palabras, él no deja nada a la casualidad o al azar. Es un maestro planificador. Y puedes verlo en todo lo creado.

Algunos piensan que el planificar es mostrar falta de fe. Yo diría que el planificar es mostrar tu fe en acción. Depender de tus planes solamente es otro asunto completamente. El primero es un acto de completa confianza en Dios y el segundo es una completa confianza en ti mismo. El no planificar le dice al mundo, “todo es aleatorio, no hay lógica ni propósito en lo que hago”, y me atrevo a decir que es un elogio a la mediocridad. Planificar es caminar en la naturaleza que el mismo Dios nos creó, porque fuimos creados a su imagen.

La creatividad y los dones que nos han sido dados a ti y a mí no deben tomarse a la ligera. Sería muy fácil dejar que las cosas sucedan, pero eso sería una pérdida de tiempo y talento. Pero si reconocemos que Dios nos ha creado para la excelencia, debemos ser ejemplo para que el mundo vea; en nuestras finanzas, nuestros estudios, nuestro trabajo y nuestro hogar. Debemos ser reconocidos como los que planifican con anticipación y confían en un maestro planificador que muestra su amor y misericordia. Desde el momento que su creación preciosa cayó, planificó su redención a través del sacrificio de su hijo Jesús. ¡Qué gran plan!

¿Planificar o no planificar? Esa no es la pregunta. ¿Por qué no planificarías? Sería una mejor.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2012

¡Que viaje!


Un día como hoy decidimos poner en acción nuestra fe, darle piernas a nuestros sueños. Infundimos vida a lo que había nacido dentro de nuestros corazones. Hace exactamente un año nos embarcamos en esta nueva aventura de una relocalización completa. Parece como si hubiera sucedido ayer y, sin embargo, ha pasado un año. Recuerdo cómo me sentía. Un nuevo hogar, una nueva iglesia, un todo nuevo. La adrenalina era el combustible que me hacía seguir adelante cada día, o eso pensaba yo. Ha sido un año en el que todo estaba en juego. Un año en el que cada aliento que tomamos se tomó con expectación profunda. La expectativa de que el próximo momento sería inmenso, mejor y más grande. Este ha sido un año donde nuestra confianza en Aquel que nos llamó a ser de Él, ha crecido de manera inimaginable en nuestras mentes naturales. Ha sido un año en el que nuestras acciones han tenido la audacia, saliendo de nuestras zonas de comodidad como nunca habíamos pensado.

Todo comenzó con una promesa y un sentido de urgencia. Una promesa de mejores posibilidades para los que más amamos, nuestro hijo y nuestra hija. Todo comenzó hace cinco años, cuando Alex tenía nueve años y Amy tenía ocho años. Entendimos que, incluso, cuando hayamos tenido éxito en nuestra vida profesional, nuestro verdadero éxito lo disfrutamos cuando lo vemos en nuestro hogar. Para nosotros, el éxito es una vida llena de la gracia y la misericordia de Dios. Una vida que irradia su bondad y que profundiza en su sabiduría. Un sentido de urgencia que el tiempo es valioso y que con nuestros hijos no se juega.

El tiempo y el espacio no es suficiente para escribir todo lo que ha sucedido este año. Aun cuando casi pierdo la vida en el proceso, puedo decir sin duda que Él ha estado con nosotros en cada paso. No hemos caminado solos. ¿Ha valido la pena? Ya lo creo. Él ha sido fiel, aun cuando nosotros no lo hemos sido. Matt Redman escribió una canción llamada “Never Once “, que escuché cuando nos mudamos. Describe cómo me sentía y cómo me siento hoy, no por lo que ha sucedido este año, sino porque es un recordatorio de que en cada paso que hemos tomado, aun cuando algunos de esos pasos nos hayan llevado a lugares oscuros, Él ha estado allí siempre. Lo mismo es cierto para ti hoy.

Así que, si crees que estás solo, piensa de nuevo. Él ha estado allí en cada paso, aun cuando estés pasando por la crisis e la incertidumbre. No tengas miedo, sólo toma el siguiente paso, él está allí contigo.

En cuanto a mí, al mirar hacia atrás, no cambiaría nada. Dios es fiel. Ha sido un gran año, y es sólo el principio, lo único que puedo decir es: “¡Qué clase de viaje!”


“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2012