¡Crecimiento!


por DP

Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente. Lucas 2:52

Jesús había provocado una búsqueda por él después de que José y María lo había dejado en Jerusalén. Tenía sólo 12 años. Pasaron tres días, hasta que finalmente lo encontraron en el templo, donde dijo esas famosas palabras: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” Lucas 2:49. Después de esto nada más se sabe acerca de Jesús hasta que es de 30 años de edad. Dieciocho años de silencio, o ¿en realidad fueron así?

Un amigo muy exitoso y talentoso, que por cierto ha impactado a miles de personas este año, me mencionó que estaba en una reunión donde vio a algunos conocidos. Cuando lo saludaron le preguntaron: “¿Qué has estado haciendo? Parece que no hemos oído ni visto nada de ti últimamente. Has estado en silencio”. Mi amigo, muy amablemente respondió: “He estado haciendo un par cosas “, y cambió de tema sabiendo en el fondo que ha estado cumpliendo su propósito y su misión.

Cuando hablamos del asunto, le recordé de los “aparentes” tiempos de silencio en nuestras vidas, y cómo la percepción de quienes nos rodean tratan de desviar y desalentar nuestra visión y nuestra misión. Le pregunté, ¿Sabes lo que sucedió entre los años 2 al 12 y de 12 al 30 de la vida de Jesús? Estos fueron años de silencio. Años en los que sabemos poco o nada acerca de él. En esos años de silencio, Jesús creció.

Podrías estar pasando por momentos difíciles e inexplicables. Puedes estar preguntándote si el problema eres tu. Podría ser, pero también podría ser que durante estos días en silencio o calma, meses e incluso años, Dios te esté ayudando a hacer una cosa; crecer. Cada proceso, cada cambio tiene el potencial de hacernos crecer y dejar que Dios haga cosas grandes y maravillosas en nosotros. Puede que no este claro hoy, pero lo verás en su momento: Estás en crecimiento.

Tal vez podamos ver estos momentos como perdidos, porque no hay exposición o movimiento. Pero si apreciamos estos años y esperamos con atención, vamos a crecer a nuestro mayor potencial y descubriremos la obra de Dios en nosotros. Estaremos preparados para nuestra tarea. Porque el trabajo de Dios es hecho a mano, nunca en producción en masa.

Así que recuerda, cuando se presente el desaliento o la duda, susúrrate a ti mismo, “no es estancamiento es crecimiento!”.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright DP, 2011

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Español, Vida and tagged , . Bookmark the permalink.

2 Responses to ¡Crecimiento!

  1. Todos necesitamos un tiempo de silencio o de encontrarnos para lograr nuestro propósito, nada superficial o externo es necesario. Amen.

    Like

  2. Myriam Batista Heredia says:

    MUY CIERTO

    Like

COMMENT ON THIS POST

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s