¿Qué estás haciendo?


por DP

Y les dio las siguientes instrucciones: «La cosecha es grande, pero los obreros son pocos. Así que oren al Señor que está a cargo de la cosecha; pídanle que envíe más obreros a sus campos. – Lucas 10:2

Numerosas organizaciones, tanta la necesidad, tan pocos los trabajadores. ¿Qué estamos haciendo? Leyendo en el Internet acerca de algunas de las causas con las que me siento atraído, me di cuenta una vez más de una cosa: Hay mucho que hacer, y parece que muy pocos de nosotros estamos ayudando. Es abrumadora la cantidad de necesidad que hay. Esto me hace pensar en lo que es realmente importante y lo que estamos haciendo con nuestros recursos.

Hay una cita de Dante que dice: “Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral” La esencia de esta declaración no es una verdad acerca de teología o principio bíblico, sino lo que es peor, que hombres y mujeres que vean el mal, y no hagan nada ni digan nada, cuando es necesaria su voz, sus manos y su liderazgo. Estar inmóvil es peor que el mal que se ha hecho o los autores de ellos.

¿Qué estás haciendo? En la parábola del buen samaritano, líderes religiosos caminaron cerca del hombre que había sido golpeado y dejado por muerto y no hicieron nada. Sólo un samaritano, despreciado por aquellos mismos líderes, tuvo compasión, cruzó e hizo algo. La compasión no es compasión hasta que cruzas la calle y ayudas. Todos nos sentimos emocionados cuando vemos necesidad, o leemos historias que nos tocan, pero eso no significa nada a menos que tomemos acción. No hay diferencia entre los líderes religiosos de la parábola y nosotros si continuamos caminando.

Hay una historia de un niño que estaba en la playa después que una marea alta había traído cientos o incluso miles de estrellas de mar a la orilla. El muchacho comenzó a recogerlas una por una y las arrojaba de vuelta al mar. Un hombre que pasaba por allí, vio al muchacho y le preguntó. “¿Qué estás haciendo?”, y el niño respondió: “Estoy salvando a las estrellas de mar”. El hombre lo miró y dijo, “hay miles de ellas aquí, no vas a hacer una diferencia”, el muchacho miró al hombre con ojos fieros y recogió otra estrella de mar, y con un esfuerzo aún más fuerte, la tiró de nuevo en el agua y dijo: “hice una diferencia por esa.”

Jesús mismo dijo que la cosecha era grande, pero no había suficientes trabajadores. Debemos orar y pedir al dueño de la mies que envíe más trabajadores, pero debemos reflexionar muy atentamente si somos nosotros los que debemos responder a ese llamado. Y más importante, a cuál llamado debemos responder. Hay mucho que hacer, que a veces es abrumador. Pero puedes ser capaz de hacer mucho desde dónde te encuentras, desde la plataforma en la que has sido plantado.

Vamos a cambiar el mundo, una estrella de mar a la vez, una vida a la vez. Esto hace la diferencia. Así que, ¿qué estás haciendo?

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

Aquí algunas de las causas: Compassion International, A21 Campaign, Stellas Voice, International Justice Mission, Alive Generation y muchas otras aquí.

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright DP, 2011

Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Únete a la conversación, Español and tagged , , . Bookmark the permalink.

COMMENT ON THIS POST

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s