Sigue caminando, paso a paso


“Por lo tanto, dile al pueblo de Israel: “Yo soy el SEÑOR. Te libertaré de la opresión que sufres y te rescataré de tu esclavitud en Egipto. Te redimiré con mi brazo poderoso y con grandes actos de juicio. Te tomaré como pueblo mío y seré tu Dios. Entonces sabrás que yo soy el SEÑOR tu Dios, quien te ha librado de la opresión de Egipto. Te llevaré a la tierra que juré dar a Abraham, a Isaac y a Jacob; te la daré a ti como tu posesión exclusiva. ¡Yo soy el SEÑOR!”. Éxodo 6:6-8

¿Qué estarían pensando y sintiendo? Uno puede imaginarse que, mientras caminaban fuera de las calles de Egipto, una mezcla de emociones corría en sus mentes , sus corazones y en sus almas. Esto marcaba el fin de la esclavitud, del peligro y del trabajo duro y castigador. Sus ojos no podían creer que estaban dejando la tierra de Egipto, con tesoros que nunca soñaron, y mudándose a una tierra nunca antes vista. ¿Sería real? ¿Podría ser esto posible? ¿Estarían haciendo lo correcto? Esto era nuevo para ellos. Ellos sólo habían experimentado la esclavitud y las penurias, porque todos habían nacido en ella. Hacer ladrillos con paja y barro fue la tarea que tuvieron que padecer hasta este día, todos los días, así que cualquier cosa aparte de eso, era algo nuevo.

Pero a pesar de sus emociones, temores y dudas, ellos siguieron caminando. El sueño era mayor que el temor. Con cada paso que daban, las pirámides imponentes se hacían más pequeñas y la esperanza en sus corazones por la libertad cada vez más grande. La promesa de Dios estaba se desplegaba delante de sus ojos; Él les estaba redimiendo con un brazo poderoso y con grandes juicios. Y así siguieron caminando en la tierra que Dios les había prometido. Una tierra que no habían visto, pero que Dios les había prometido. Y ellos sabían que la promesa era cierta.

Podrías estar sintiendo lo mismo que los hijos de Israel sintieron. Tu alma rebosa de esperanza, una tierra nueva vendrá pronto a la vista. Algo anhelado por muchos años y oscurecido por lo común de la vida, rechazado por las trivialidades del diario vivir, pero hoy, es el día. El día en que saldrás de la cárcel que has hecho con tus propios pensamientos. Es el día en el que has de ser libre y caminarás justo al frente de los que te han oprimido por muchos años. Tu sendero puede ser desconocido, pero estará libre de paja y arcilla. Estará llena de nuevas experiencias, provisión y dirección. Un lugar que te liberará del cautiverio, un lugar que abrirá aun más tu mente y tus dones. Un lugar donde el bien y la misericordia te seguirán. Un lugar que te cambiará y, a su vez, tú cambiarás el mundo.

Muchas emociones pueden estar corriendo dentro de ti. Y es posible que dudes en dar el siguiente paso, son muchas variables desconocidas y muchos resultados inciertos. Pero, ¿cuál es la alternativa? ¿Hacer nada? ¿Paralizarse por el miedo inminente de una amenaza que puede ni siquiera ser real? No hay garantía alguna de lo que vayas a enfrentarte y es posible que estés entrando en un reto más grande, pero por una recompensa aún mayor. No más paja ni ladrillos, sino una promesa de una vida nueva. Una tierra que fluye leche y miel. Un lugar abundante.

Sigue caminando, paso a paso.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2011
Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Español, Promesas, Propósito and tagged . Bookmark the permalink.

COMMENT ON THIS POST

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s