Rodeado


Los que confían en el SEÑOR están seguros como el monte Sión; no serán vencidos, sino que permanecerán para siempre. Así como las montañas rodean a Jerusalén, así rodea el SEÑOR a su pueblo, ahora y siempre. – Salmos 125:1-2

Mientras buscaba información sobre el Monte de Sión, el Monte de Dios, muchos hechos sorprendentes cobraron vida. Por ejemplo, es realmente tres picos de una altura similar que forman el monte. Muchos acontecimientos significativos pasaron aquí también, como la Transfiguración de Jesús, la declaración de que su iglesia sería edificada sobre “esta roca”, es decir Él y muchos más.

Pero el Monte Sión es mucho más que una porción de tierra. Es un recordatorio visual para nosotros de la fidelidad de Dios. Porque cuando miramos a una montaña, tenemos esta imagen mental que es inamovible, fuerte. Con el pasar del tiempo, el viento, el agua y los elementos harán su marca sobre la montaña por lo que su panorama podría cambiar, pero su fundamento nunca se moverá.

Así es también con nuestra vida, “los elementos” que tenemos que aguantar todos los días, nos transformarán y dejarán su marca en nosotros, pero si confiamos en el Señor, hemos de resistir. Es en nuestra confianza (la firme creencia en la confiabilidad, la verdad, la habilidad o la fuerza de alguien o algo) en Él, que depende esta promesa. De vez en cuando, algunos de los “elementos” en la vida podrían llegar a nosotros, pero no seremos derrotados. Cuando no somos suficientes, Él es suficiente. Cuando somos débiles, Él es fuerte. Cuando tenemos miedo, Él es valiente. Cuando somos inconsecuentes, Él es constante. Cuando somos indignos de ser amados, Él nos ama hasta el final. Cuando somos rechazados, Él abre sus brazos. Cuando estamos muertos, Él nos da la vida. Y cuando estamos amenazados, Él nos rodea ahora y para siempre.

Sí, siempre hay lecciones que aprender de nuestros errores que nos ayudarán todos los días. Puede ser que estos errores te hayan puesto en un lugar que preferirías no estar hoy y te pudieras sentir como que has sido sitiado hasta el punto de la derrota. Pero recuerda que Los que confían en el SEÑOR están seguros como el monte Sión; no serán vencidos, sino que permanecerán para siempre, así que cuando confiamos en su palabra, podemos tener la confianza de que es firme, ya que cada palabra que Dios nos ha dado siempre se cumplirá.

No te impacientes, Él está cerca y está contigo. Y cuando estés bajo ataque, Él te tiene ahora y para siempre, Rodeado.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2012
Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Español, Fe, Promesas and tagged , , . Bookmark the permalink.