Tienes que jugar


Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos. – Gálatas 6:9

En la película “Me llaman Sirr”, basada en la historia real de Sirr Parker, un niño sin privilegios quién llegó a convertirse en un jugador de la NFL, tiene una escena en la que su primo Dante le dice que tiene que jugar: Sirr: “Yo no sé, no sé si puedo hacer esto.” Dante: “Tienes que hacer esto Sirr, tienes que jugar. (Sirr parece inseguro) ‘Stá bien, no juegues, no hagas la diferencia. Simplemente sé otro tonto hermano con un sueño. Qué, ¿crees que vas a lograrlo en el barrio? ¡Claro que no! Todo lo que escuchas acerca de criarte en este barrio es que hay dos tipos de sueños. Los rotos y los que no se hacen realidad. Si quieres creerte todo ese cuento, está bien, no juegues.” En este diálogo, una gran verdad se revela. Muchas veces nuestros sueños no se hacen realidad, no porque sean imposibles, sino porque no los perseguimos. Tenemos la idea, pero no la seguimos, simplemente no jugamos. Y cuando fallamos en actuar, vivimos nuestra vida con sueños rotos. Nos damos por vencidos sin ni siquiera comenzar.

Hay mucha gente que tratará de menospreciar y empequeñecer tus sueños y aspiraciones, si se lo permites. Y si lo hacen, significa que estás caminando y hablando con la gente equivocada. Estos son los mismos que no han logrado sus sueños y han puesto un tope a lo que se puede y no se puede hacer por ellos y por otros. Éstas son personas que están lastimadas y sin darse cuenta, están lastimando a los demás de la misma manera. Pero tú eres diferente, has sido creado para grandeza, para una vida llena de bendiciones. Esto no quiere decir que todo será fácil. El escritor de Gálatas claramente estableció y nos animó que no nos cansáramos de hacer lo que es bueno, porque sabía de la propensión de darnos por vencidos. Sabía acerca de las pruebas que enfrentamos todos los días que tratan de impedir que alcancemos nuestro llamado. También se refirió al hecho de que si cedemos a esa mentalidad, vamos a amargarnos y a estancarnos, perpetuando el ciclo equivocado en nuestras vidas.

Si no nos damos por vencidos, vamos a recoger una cosecha de bendición que Dios ha preparado para nosotros, y los sueños y aspiraciones que se han depositado en nuestro corazón, se cumplirán en el momento correcto. Dios nos ha creado para grandeza, y nos ha hecho un poco menor que a sí mismo y sometió todas las cosas bajo nuestra autoridad. Entonces ¿por qué te conformas con menos? ¿Por qué tienes miedo a caminar hacia el futuro grande y maravilloso que Dios tiene para ti? Si lo sueñas, puede suceder. Pero hay una condición: Tienes que jugar.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2012
Scripture quotations are taken from the Holy Bible, New Living Translation, copyright ©1996, 2004, 2007 by Tyndale House Foundation. Used by permission of Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. All rights reserved.

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Español, Sueños and tagged , . Bookmark the permalink.