Para seguir adelante, tienes que hacer un PARE


La vida esta formulada por los sueños y tu sueño es grande. Cada vez que lo piensas en el se te eriza la piel. Tienes todos esos planes en tu corazón y una sonrisa aflora en tu rostro cuando piensas en las posibilidades. Personalmente considero que es algo bueno.

Y entonces las cosas no salen según planeado. Interrupciones, bloqueos y decepciones suceden, que parecen sacar la vida de adentro de ti. Es frustrante, especialmente cuando eres un gran soñador. ¿Alguna vez te preguntaste cómo pasar de ese punto en la vida en la que piensas que llegaste al máximo de tu capacidad? Es como si algo o alguien te ha puesto un límite o una tapa en la vida. Ya sabes, ¿ese momento en que te sientes estancado profesional y personalmente? Algunos en sus 40 y 50 se refieren a ello como la crisis de mediana edad, pero los de los 20 y 30 dirían que es sólo depresión, mala racha o simplemente mala suerte. Bueno, no importa cómo podrías llamarlo, nos sucede a todos. Anhelamos sentido, logros y progreso y todo lo que hacemos parece decirnos: “Eso es todo, ya llegaste a tu nivel de capacidad”. La vida parece detenerse, pausar y una sensación de vacío empieza a abrumarnos. Este es el momento en que te podrías decir a ti mismo, “lo que tienes que hacer es esforzarte más”, o por el contrario, “admítelo, no vale la pena”. Lo sé, són conversaciones confusas e incluso contradictorias que solo buscan una razón del por qué las cosas no funcionaron. Estas son las conversaciones que tienes contigo mismo en el auto, la ducha, la playa o el patio. Es donde le hablas a Dios, (¡bueno a veces sólo te quejas con Dios!) y haces la pregunta. ¿Porqué?

He aprendido por mis propias experiencias que muchos de estos sentimientos vienen de un cuerpo, mente y espíritu exhausto, y nada más. Sientes que no puedes seguir, y al mismo tiempo, que no te puedes detenerte. El agotamiento se apodera, el agotamiento es tu dueño.

Así que, te sugiero hacer una cosa: Haz un PARE.

  • Para de hacer lo que estás haciendo y toma tiempo para comer bien, hacer ejercicio y descansar.
    • Gran parte de nuestro agotamiento emocional y físico proviene de una mala nutrición, poco ejercicio y pobre o ningún descanso. Tendemos a tratar un problema físico como uno espiritual, cuando en realidad estamos tan involucrados en el “proyecto” o “el sueño” que descuidamos el ingrediente más importante del mismo, nuestro cuerpo. Cuida de ti mismo, te lo vas a agradecer más tarde.
  • Aparta tiempo sin interrupciones para pensar dónde estás y dónde quieres estar.
    • Nuestras actividades diarias nos pueden abrumar y, a veces nos olvidamos por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo en primer lugar. Un repaso siempre es saludable para el alma y la mente. Tiene la capacidad de crear nueva energía y unidad. Tiempo en silencio para reflexionar dónde nos encontramos, los pasos que funcionaron y los que no, es importante para reagruparse y volver a enfocar. Tiempo para escribir sin interrupciones es un buen ejercicio que dará energía a tu alma y tu mente. Aparta tiempo con frecuencia.
  • Resquicia o abre tu corazón y oídos a nuevas ideas y aprende de ellas.
    • A veces nuestro corazón está en el lugar correcto, pero nuestra estrategia no. Necesitamos nuevos ojos y la perspectiva de los que nos rodean para aprender de ellos y, probablemente, para modificar en algo nuestro enfoque. Alguien que aporte nuevas ideas a la mesa siempre debe ser bienvenido. Tal vez una palabra o un concepto puede cambiarlo todo. Abre tu corazón siempre.
  • Enciérrate en oración y prepárate.
    • La oración es crucial. Después de considerar todas las cosas, ora y prepárate. No hay nada más importante que pedir la dirección y visión cuando se tiene un gran sueño. Después de todo, va a consumir la mayor parte de tu tiempo y recursos y que afectará a todo el que te rodea. Estar seguro de que estás llevando a cabo el sueño de Dios es lo más importante para tu vida. No quieres encontrarte a ti mismo al final de la vida reconociendo que perseguiste el camino equivocado. Busca nuevos recursos. Ora y prepárate de forma consistente.

Toma tiempo para considerar esto. Es posible que sólo estás agotado. Para seguir adelante, tienes que hacer un PARE.“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2012

Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Crecimiento, Descanso, Español, Tiempo and tagged , , , . Bookmark the permalink.

COMMENT ON THIS POST

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s