No sustituciones


Mientras conversaba con un amigo, la conversación giró rápidamente a eventos corrientes en su vida. Y una pregunta surgió. Una pregunta honesta. “¿Cómo tu manejas cuando lo que ves no se alinea con lo que crees?” Lo que realmente él estaba preguntando era en la línea de: “¿Has estado alguna vez en esta situación? ¿Es incluso “cristiano” el sentirse de esta manera? ¿Estoy haciendo algo mal? ¿Es esto incluso real? ¿Está correcto el que me sienta de esa manera? Yo se que te has hecho estas preguntas muchas veces.

Esto indudablemente me hace pensar en dos conceptos importantes: carácter y convicción. Por 30 años, he tratado de vivir una vida que refleje mis convicciones; mi carácter ha seguido el curso. Y momento tras momento, evento tras evento, he sido siempre probado en mi carácter y en mis convicciones. Al igual como mi amigo cuestionó sus circunstancias, yo también lo he hecho. Es un tema de todos los días. En ocasiones es muy fácil, pero en otras, el panorama no está del todo claro. A veces he conquistado y a veces he sido derrotado.

Vivimos en un mundo que constantemente presiona los límites y cuestiona todo aquello que representamos. Es más sencillo vivir por las emociones que vivir por convicción. Vivir por emociones y dejando que el ambiente y las circunstancias dicten nuestro camino es más simple, no más fácil. La emoción siempre cuestionará nuestra convicción y asaltará nuestro carácter, y lo hará casi todo el tiempo de manera sutil. Ya sabes, cosas como cuando el vehículo se avería dos veces en la misma semana. O el llevar a tus hijos al hospital por tercera vez en el mes mientras has determinado en tu corazón el creer las promesas que has leído. O … ya entiendes el punto, la vida.

La vida sucede y necesitamos ayuda. Las emociones no lo harán, la convicción y el carácter si. La convicción de que la palabra de Dios es verdadera y el carácter de ser obediente a lo que Él dice. Así es que cada vez que me confronto con mi propia humanidad, recuerdo las palabras de Jesús que dijo: El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán. Así que sigo adelante y creo que todo lo que me rodea pasará, cambiará y terminará, pero sus palabras permanecerán. Y encuentro sosiego en que aún cuando no entienda todo lo que esté pasando a mi alrededor, su Palabra me guía y me da esperanza, de que no importa lo que mis ojos vean, las promesas y verdades escritas en el Buen Libro son más reales de lo que veo. Es una lucha para todos nosotros, pero puede hacerse. El que nos ha dado su palabra como un ancla, también dijo: “Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo”. Y tener esta convicción de que aún cuando los problemas sí son reales, la victoria final es inevitable, es una convicción por la que estoy dispuesto a vivir. Y a través de este recorrido muchas cosas van a suceder, pero la más importante es que las convicciones se fortalecen y nuestro carácter se desarrolla. Al final, las emociones se marchitan y mueren, las convicciones y el carácter florecen y traen vida.

El recorrido tiene que ver con el proceso. Abraza tus convicciones, desarrolla tu carácter y no aceptes sustituciones.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2012
Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Crecimiento, Español. Bookmark the permalink.

COMMENT ON THIS POST

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s