¡Si tan sólo supieras!


por DP

Jesús contestó:—Si tan sólo supieras el regalo que Dios tiene para ti y con quién estás hablando, tú me pedirías a mí, y yo te daría agua viva. Juan 4:10 NTV

De camino a Galilea, Jesús pasó a través de la aldea de los samaritanos, llamada Sicar. Cansado de la caminata, se quedó solo, mientras que los discípulos fueron a conseguir alimento. Tenía sed y le pidió agua a una mujer samaritana que había llegado al pozo donde Jesús se había sentado. Ella se sorprendió de que un judío le pidiera agua, ya que los judíos y los samaritanos no se llevaban entre sí. Ella le preguntó sorprendida, ¿Por qué me pide agua para beber?

Verás, lo primero que hizo ella fue referir su condición a Jesús. Abiertamente expuso lo que era obvio acerca de su realidad. Estaba en una situación que nadie podía cambiar, era una samaritana, y encima de eso, tenía una reputación que era cuestionable. Ella había sido marcada y acorralada a un estigma que la había definido, que se había convertido en su identidad. Estaba tan arraigada a su estigma que incluso se sorprendió de que un judío le hablara y le dijera, “Si tan sólo supieras”.

La vida transcurre. Suceden cosas. No podemos cambiar el pasado, y la mayoría de nosotros, si se nos diera la oportunidad, reviviríamos y cambiaríamos ese pasado, esa situación que experimentamos o incluso provocamos. Nos angustia pensar en el por qué. Nos consumimos pensando en preguntas que no tienen respuesta, que nos dan vuelta tras vuelta en la cabeza. Pero Jesús te dice hoy , “Si tan sólo supieras”.

¿Te sientes acorralado? ¿Te ha rechazado el mundo? ¿Te han señalado? ¿Sientes que no importa lo que hagas, tu realidad no va a cambiar? ¿Crees todo lo que se ha dicho sobre ti? Podrías decir: “Pero, todo lo que se ha dicho de mí es verdad. Se están refiriendo a mí, por lo tanto, debo aceptarlo”.

Pero, si tan sólo conocieras el regalo de Dios para ti. El único que puede transformar y trascender tu vida a nuevas alturas. No importa tu situación financiera, no importa cuán rotas estén tus relaciones, no importa lo que hayas hecho, no importa tu condición, si tan sólo conocieras el regalo de Dios para ti. Él está presente, y ha llegado a encontrarse contigo para mostrarte que quiere darte una vida nueva. Es posible que hayas estado viviendo en un rincón, que te hayan marcado, y todos los demás parezcan dictar tu vida, tus logros y tus posibilidades.

La mujer en el pozo vio la vida a través de sus propios ojos, y adaptó esa realidad a sus posibilidades. Ella pensó que el pozo era su fuente para saciar la sed. Pero hoy, ese hombre en el pozo te está diciendo, si tan sólo supieras… Él tiene lo que necesitas, agua que saciará tu sed que se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ti. Si supieras quien te está hablando, tu le pedirías, y él te daría agua viva.

Tu pasado, tus errores, tu situación no te definen. Vida brotará en ti y JAMÁS serás igual.

Así es que ven, Él te está esperando. ¡Si tan sólo supieras!

¡RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía!

¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright DP, 2010

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Español, Obediencia, Vida and tagged . Bookmark the permalink.

COMMENT ON THIS POST

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s