¿Cuál es la intención?


¡Tengan cuidado! No hagan sus buenas acciones en público para que los demás los admiren, porque perderán la recompensa de su Padre, que está en el cielo. – Mateo 6:1
¿Has visto a figuras públicas hacer obras de caridad y acciones para ser vistos? Esta es una generalización amplia y sé que no describe a todo el mundo, pero vemos que los políticos, celebridades, ejecutivos y sí, incluso miembros del clero, aparecer delante de las cámaras o de sesiones fotográficas que apoyan una causa, sólo para ser vistos. Nos mueve a admirarlos, no por el bien que están haciendo, sino porque a veces no podemos conciliar el ver a alguien de su posición, haciendo algo “tan honorable”. Simplemente no nos hace clic de alguna manera, y sin embargo nos atrae.

La verdad es que está sucediendo algo más profundo en nosotros. A menudo queremos ser admirados como a los que estamos mirando, lo son. Nos gusta la atención, la adulación y la admiración. Queremos convertirnos en un modelo a seguir, pero ¿para qué? Cuando leí lo que dijo Jesús en Mateo 6:01, me hizo que me examinara. Soy culpable de hacer muchas veces exactamente lo que Jesús está diciendo que no se debe hacer. ¿Cuáles eran mis intenciones? ¿Realmente quiero hacer el bien, porque quiero adorar al Señor con mi vida o silenciosamente porque quiero la adoración de la gente? ¿Has estado allí? Ha tratado de utilizar tu plataforma, posición o influencia para promover tu causa y no la de AQUEL que te dio la posición que tienes?

Toma mucho pensamiento profundo y mucha introspección para darse cuenta de que nuestras acciones que parecen bien intencionadas, a veces no nacieron de las intenciones más puras. Y es obvio que muchos de nosotros no tenemos la plataforma pública que los demás tienen y que podríamos desestimar esto diciendo: “Bueno, yo sólo soy una persona sencilla, eso no me describe”. Pero en la realidad lo hace, y lo sabemos. Podemos hacer cosas que nadie sabe y todas buenas obras, pero en secreto esperamos la admiración de los que se benefician de nuestras acciones o nuestras palabras. Cosas como, ¿Por qué perdonaste? ¿Para ser políticamente correctos, o para reparar realmente una relación? Revisa tus mensajes en las redes sociales. ¿Qué están diciendo? ¿Por qué las estás diciendo? ¿Son realmente una expresión de un corazón agradecido, o un intento de promover tu propia agenda de negocios, o estatus? ¿Son una falsa postura de tus verdaderas intenciones? Sé que estas son palabras fuertes, pero son necesarias.

La razón que Jesús lo mencionó fue porque él lo vio. Sabía demasiado bien que somos tan impacientes y deseamos la gratificación inmediata por lo que nos escondemos detrás de las acciones que consideramos lo van a acelerar. Cuando abrimos la puerta a la adulación o de servir nuestros propios intereses, se abre la puerta a una habitación vacía. Una habitación que llenará nuestro ego pero vaciará nuestro corazón. El escritor de Proverbios lo expresó muy bien: “Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque éste determina el rumbo de tu vida,” Y guardar nuestros corazones de las intenciones de servirnos a nosotros mismos, sin duda será recompensado en su debido tiempo. Se trata de una cuestión de confianza.

Yo quiero las bendiciones de Dios en la vida de las personas que amo y en la mía también. Las recompensas de los hombres pueden y se disipan fácilmente. Así que Oro para que mis intenciones sean puras y que pueda ser hallado digno de su bondad y misericordia en mi vida. Pido que pueda guardar mi corazón y oro que tu oración sea la misma. Porque la vida es un destello, y es demasiado preciosa para ser gastada en la habitación vacía de intenciones falsas. No tengas miedo de preguntarte a ti mismo la próxima vez, ¿Cuál es la intención? Cuida tu corazón, haz que tu vida cuente. No será siempre fácil, pero verás cómo la puerta de una vida inmensa se ​​abrirá ante ti.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2012
Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Crecimiento, Español. Bookmark the permalink.

COMMENT ON THIS POST

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s