Mientras esperamos


Tales cosas se escribieron hace tiempo en las Escrituras para que nos sirvan de enseñanza. Y las Escrituras nos dan esperanza y ánimo mientras esperamos con paciencia hasta que se cumplan las promesas de Dios. Romanos 15:4 NTV

Un amigo que recientemente se trasladó a otro país, había estado buscando empleo con el fin de trasladar también a su familia. El estar solo por algún tiempo y el ir de entrevista a entrevista sin ningún resultado, comenzó a hacer que su inquietud aumentara. No es que él hubiera estado inactivo. De hecho se levantaba temprano todos los días y hacía su parte. Tenía un plan el cual puso en acción. Contó sus recursos e hizo provisión. Para él, éste era un paso como ninguno que hubiese hecho antes. Su movida no fue motivada por su deseo, él estaba seguro de que fue dirigido por el Maestro. Había una promesa, y Dios siempre cumple sus promesas.

Entonces, ¿por qué no había visto ningún resultado? No había ninguna oferta, ningún atisbo de esperanza. Mientras se mantenía fiel y esperaba, los recursos disponibles que tenía, se agotaban. Había calculado el tiempo hasta donde esos recursos llegarían, y ese tiempo estaba muy cerca. Y entonces su esposa le dijo que ella también estaba “totalmente comprometida,” y fue y renunció a su trabajo, y así se lo comunicó. Dios les había dado una promesa y ella la creía.

Uno de esos “días de espera,” tuvimos la oportunidad de charlar temprano en la mañana y este tema surgió. Habíamos intercambiado algunos comentarios y luego dijo: “Estoy esperando, esperando.” Pude percibir cierta frustración sobre el proceso se manifestaba en sus comentarios así que le recordé acerca de esta escritura, “…mientras esperamos con paciencia…”

Pablo exhortó a los romanos en cuanto a cómo vivir y cuidar de aquellos que estaban entre ellos. Les había dicho cómo debían conducirse y por qué y al parecer, había algunos entre ellos que habían tenido algunos problemas y probablemente su paciencia se estaba agotando cuando se trataba de considerar a los hermanos y el alentarlos. Entonces  este versículo se presenta en el centro de todas sus instrucciones, resume su enseñanza y sella la verdad sobre el carácter de Dios. Dios no puede morir, mentir, ser engañado o dejar de amarnos.

Todo lo que está escrito en las Escrituras está ahí para darnos esperanza y aliento mientras esperamos que las promesas de Dios se cumplan en nuestras vidas y en las vidas de quienes nos rodean. Pablo, con este versículo, está afirmando que las promesas de Dios no se dudan o se cuestionan, sino que se esperan. Vivimos sobre promesas no sobre explicaciones. Tal como los romanos tenían problemas, tribulaciones y situaciones, nosotros también tenemos las nuestras, pero ninguna situación será tan tangible como una promesa hecha por Dios.

De vuelta a mi amigo. Sólo un par de días después recibió no una, sino varias ofertas de empleo al mismo tiempo, y su problema ahora era decidir cuál elegir. Al momento de este escrito, su familia viaja a su encuentro, su promesa se cumplió y su nueva jornada comienza.

No te desesperes, no te ansíes, sus promesas son verdaderas y mientras esperamos, debemos profundizar en su palabra que nos llena de esperanza, aliento e instrucción. Fueron escritas mucho tiempo atrás para prepararte para tu próxima misión, y el proceso te ayudará a crecer en el hombre y la mujer que Dios quiere que seas. Y todo esto ha de pasar, mientras esperamos.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2011
Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

About Danny Maldonado

I love to inspire people to Breathe expectantly, to Live confidently and to Move boldly. I love coffee. Husband and father. Hungry for God's presence and awed by His unfailing and undeserved Love for me! Did I say that I love coffee?
This entry was posted in Decisiones, Español, Obediencia, Paciencia, Promesas and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

COMMENT ON THIS POST

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s