EL espíritu del vengador


Cuando Jesús la vio llorando y vio que los demás se lamentaban con ella, se enojó en su interior y se conmovió profundamente. – Juan 11:33

Vengador: alguien que toma venganza. Este es un término que solemos escuchar en películas llenas de acción. Por lo general, trae a la memoria al hombre truhán y desenfrenado que continúa su agenda llena de odio y su apasionada búsqueda de venganza. Nos representan escenas de los vigilantes sedientos de sangre tomando la justicia en sus propias manos. Pero en este pasaje vemos una imagen diferente.

Jesús había retrasado su llegada a Betania, a sabiendas de que Lázaro estaba enfermo. En esos momentos de retraso, puedo imaginar su corazón latiendo fuertemente y cada vez más rápido. Él amaba a esta familia, ya que eran sus amigos y eran muy cercanos a su corazón, y el esperar con paciencia era una tarea difícil de realizar. Y mientras obedecía a la dirección de Dios, las expectativas comenzaron a crecer en su interior. Su semblante era uno sereno, tranquilo y quieto. Pero en su interior, algo estaba sucediendo; un tsunami espiritual se estaba desarrollando dentro de él. Las fibras más internas de su naturaleza salieron a flor de piel. Había dolor, tristeza y llanto por todos lados. Entonces, la situación para él se convirtió en real, clara y presente, su enemigo estaba frente a él. La muerte había desafiado a la vida.

Es muy difícil de entender las emociones y los sentimientos que Jesús tenía en ese momento. Él estaba frente a una situación muy personal. Se conmovió, y el enojo empezó a surgir en él. El sentido de justicia y la inconformidad de la condición humana, se convirtió en combustible que encendió su pasión por la redención. Me imagino que cada escena alrededor de él se veía borrosa mientras caminaba imperturbable hacia la tumba. Su estado mental era claro, la muerte tenía que ser detenida, el sufrimiento tenía que terminar y la alegría tenía que regresar. Nada ni nadie, podría detenerlo ahora, era muy personal, era muy real.

Así que lloró. Sintió las mismas emociones que tú y yo sentimos cuando alguien se ha perdido. Cuando la vida llega a nosotros y nos cuestionamos cada creencia que tenemos o hemos considerado. Él experimentó todas las emociones que tu y yo hemos recorrido muchas veces. Pero él permaneció y él conquistó.

Y entonces vinieron aquellas palabras intemporales: “¡Lázaro, sal de ahí!“. La vida había surgido en el centro de la escena y la muerte retrocedió al sonido de las ondas de su voz. La justicia, la vida y la transformación habían prevalecido.

El mismo sentido de propósito podría estar persistiendo dentro de ti. Y puede venir en la forma más inesperada. Aparecerá en medio de un momento muy inquietante de tu vida. Pero es probable que en ese momento en el que estás más presionado y confundido, sea el que te impulsará a tu llamado y a tu destino. No para llevar a cabo tu propia justicia, sino la de Aquel que todo lo sabe y que a todos ama. Un sentido de destino y finalidad que marcará un nuevo comienzo para muchos, en el mismo centro de aparente caos y confusión.

Así que tu situación actual puede hacerte o romperte; es tu decisión. Si pones tu confianza en Dios, crees en sus promesas y permaneces en él, será claro para ti y para todos, que tu espíritu ha sido conmovido y todo a tu alrededor se transformará. Incluso aquellas situaciones imposibles y muertas a las que te enfrentas, porque has sido infundido con el espíritu del vengador.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2011
Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

Sigue caminando, paso a paso


“Por lo tanto, dile al pueblo de Israel: “Yo soy el SEÑOR. Te libertaré de la opresión que sufres y te rescataré de tu esclavitud en Egipto. Te redimiré con mi brazo poderoso y con grandes actos de juicio. Te tomaré como pueblo mío y seré tu Dios. Entonces sabrás que yo soy el SEÑOR tu Dios, quien te ha librado de la opresión de Egipto. Te llevaré a la tierra que juré dar a Abraham, a Isaac y a Jacob; te la daré a ti como tu posesión exclusiva. ¡Yo soy el SEÑOR!”. Éxodo 6:6-8

¿Qué estarían pensando y sintiendo? Uno puede imaginarse que, mientras caminaban fuera de las calles de Egipto, una mezcla de emociones corría en sus mentes , sus corazones y en sus almas. Esto marcaba el fin de la esclavitud, del peligro y del trabajo duro y castigador. Sus ojos no podían creer que estaban dejando la tierra de Egipto, con tesoros que nunca soñaron, y mudándose a una tierra nunca antes vista. ¿Sería real? ¿Podría ser esto posible? ¿Estarían haciendo lo correcto? Esto era nuevo para ellos. Ellos sólo habían experimentado la esclavitud y las penurias, porque todos habían nacido en ella. Hacer ladrillos con paja y barro fue la tarea que tuvieron que padecer hasta este día, todos los días, así que cualquier cosa aparte de eso, era algo nuevo.

Pero a pesar de sus emociones, temores y dudas, ellos siguieron caminando. El sueño era mayor que el temor. Con cada paso que daban, las pirámides imponentes se hacían más pequeñas y la esperanza en sus corazones por la libertad cada vez más grande. La promesa de Dios estaba se desplegaba delante de sus ojos; Él les estaba redimiendo con un brazo poderoso y con grandes juicios. Y así siguieron caminando en la tierra que Dios les había prometido. Una tierra que no habían visto, pero que Dios les había prometido. Y ellos sabían que la promesa era cierta.

Podrías estar sintiendo lo mismo que los hijos de Israel sintieron. Tu alma rebosa de esperanza, una tierra nueva vendrá pronto a la vista. Algo anhelado por muchos años y oscurecido por lo común de la vida, rechazado por las trivialidades del diario vivir, pero hoy, es el día. El día en que saldrás de la cárcel que has hecho con tus propios pensamientos. Es el día en el que has de ser libre y caminarás justo al frente de los que te han oprimido por muchos años. Tu sendero puede ser desconocido, pero estará libre de paja y arcilla. Estará llena de nuevas experiencias, provisión y dirección. Un lugar que te liberará del cautiverio, un lugar que abrirá aun más tu mente y tus dones. Un lugar donde el bien y la misericordia te seguirán. Un lugar que te cambiará y, a su vez, tú cambiarás el mundo.

Muchas emociones pueden estar corriendo dentro de ti. Y es posible que dudes en dar el siguiente paso, son muchas variables desconocidas y muchos resultados inciertos. Pero, ¿cuál es la alternativa? ¿Hacer nada? ¿Paralizarse por el miedo inminente de una amenaza que puede ni siquiera ser real? No hay garantía alguna de lo que vayas a enfrentarte y es posible que estés entrando en un reto más grande, pero por una recompensa aún mayor. No más paja ni ladrillos, sino una promesa de una vida nueva. Una tierra que fluye leche y miel. Un lugar abundante.

Sigue caminando, paso a paso.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright Danny Maldonado, 2011
Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

Tu cayado y tu honda


por DP

Y ciñó David su espada sobre sus vestidos, y probó a andar, porque nunca había hecho la prueba. Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué. Y David echó de sí aquellas cosas. – 1 Samuel 17:39

Esta es una historia muy conocida. El Rey David venció a Goliat y su camino hacia la grandeza se convirtió en los titulares de la ciudad. Todos nos centramos en la parte de la historia donde él lanza la piedra que golpea al gigante en la frente y le hace caer; un momento épico y un punto de inflexión para David y el pueblo de Israel.

Pero claramente hay más material metafórico en la historia que ha de enriquecer a cada lector y amante de la vida. El hecho de que David estuviese en el lugar correcto y en el momento adecuado no subraya la preparación y la historia que su vida traía a la escena. Él le expresa al rey Saúl cómo había luchado ferozmente con los animales cuando atendía las ovejas de su padre, lo que lo hacía más capaz para hacer frente a este poderoso contrincante.

David debió haber hecho un argumento convincente ante el rey para que lo autorizara a pelear. Debió haber sido así, porque todo lo demás dependía de esta lucha. En el texto vemos que, luego de estar de acuerdo, Saúl le dijo a David que se pusiera su armadura real. David así lo hizo, pero después de tratar de caminar, se negó a usarla en la batalla, y se preparó con todo lo que él conocía, su cayado y su honda.

¿Cuántas veces te has vestido de las expectativas de otra persona? ¿Estás viviendo el sueño de otro? ¿Has pasado el tiempo buscando la aceptación de los demás dejando a un lado tu propia vida? Es tiempo de vestirte con tu propio equipo, para soñar tus propios sueños y vivir la vida de acuerdo a los términos de Dios.

A menudo ignoramos que Dios usará lo que somos y lo que tenemos, sin la ayuda de nadie. Cuando entendamos que para ser el hombre y la mujer que se nos ha llamado a ser, no necesitamos complacer a nadie, encontraremos nuestro lugar y realizaremos nuestro destino, así como lo hizo David cuando se enfrentó a este gigante. El texto dice que corrió hacia él, algo que no hubiese podido hacer si se hubiese puesto la armadura de Saúl. Cuando sabes quién eres y lo que se supone que hagas, brillarás y te destacarás en el momento más crucial de tu vida. Y tu vida y los que te rodean será mucho mejor por ello.

La grandeza emanará de ti, por haberte vestido con tu cayado y tu honda.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright DP, 2011
Escrituras tomadas de la Reina Valera 1960 ® © Sociedades Bíblicas Unidas, 2009, 2011. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.

Corre tu carrera


“Esto no se trata de volver atrás. Se trata de que la vida está delante de ti y corres hacia ella. Porque nunca sabes qué tan lejos puedes llegar a menos que corras.”- Helen Bates “Penny” Chenery Tweedy (criadora y manejadora de Secretariat)

“Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante.” – Romanos 12:1 NTV

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

Puedes ver esta porción de la película aquí.

No estés ansioso


por DP

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. – Filipenses 4:6

Intranquilidad: Esa sensación de ansiedad asfixiante que parece no terminar. Marcada por una falta de tranquilidad, reposo o descanso, no poder descansar, relajarse o estar quieto. Es una sensación abrumadora que se hace cargo de todo el cuerpo y funciones mentales y parece dominar cada pulgada de nuestro ser. Sucede, a veces más de lo que quisiéramos admitir. Y en silencio somos prisioneros de nuestros propios pensamientos y presa fácil de nuestras circunstancias. Necesitamos estructura, orientación y sabiduría.

Pablo, tuvo su parte de estos sentimientos. Al momento de escribir esta carta a los Filipenses, él estaba en arresto domiciliario cerca de dos años. Una situación que limitaba su movilidad, su contacto con el mundo y para el ojo humano, la influencia que pudiera tener. Pero desde allí escribió esta carta en la que inculcó entre otras cosas, la importancia de estar calmados, tranquilos y serenos y de esa manera cambió al mundo. Dijo claramente: No se inquieten por nada, y nada significa nada.

Uno podría decir, que es más fácil decirlo que hacerlo, pero Pablo estaba hablando de su propia experiencia y compartiendo con los Filipenses la manera de vencer. Se nos presentan muchas opciones todos los días. A veces las opciones nos son impuestas y nosotros debemos decidir. El consejo es que en cualquier situación debe presentarlas en oración y con acción de gracias a nuestro Dios. Se nos recuerda que, “Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.”, por lo que nuestra confianza debe permanecer en sus promesas.

Y todo se reduce precisamente a eso, confianza. Es fácil dejarse distraer por lo que nos rodea y por lo que nos pasa todos los días. Esa llamada inesperada o reacción, una pobre elección de palabras, y muchos otros eventos exógenos que suelen hacer mover nuestra confianza en las promesas de Dios. Por eso, cuando se te presente nuevamente la ansiedad, inquietud y comiences a sentirte abrumado, recuerda las palabras que dijo Pablo; No se inquieten por nada y recuerda que los planes de Dios para tu vida son buenos y brillantes y maravillosos. Jesús dijo claramente que había superado todas las situaciones por nosotros y que nada nos haría daño.

Cada situación tiene la capacidad para promovernos a un mejor lugar. Mantente calmado, tranquilo y sereno, confía en Dios y no estés ansioso.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright DP, 2011
Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional ® NVI ® Copyright © 1973, 1978, 1984, 2011 by Biblica, Inc. ™ Usado con permiso. Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Una esperanza y un futuro


por DP

Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el SEÑOR—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. – Jeremías 29:11

En la película, Narnia, La travesía del Viajero del Alba, un pequeño ratón llamado Reepicheep, le dice a Eustacio, el niño que se convirtió en dragón, que su estado actual le estaba sucediendo para que pudiera cumplir con su destino, “Cosas extraordinarias sólo ocurren a personas extraordinarias. Tal vez sea una señal de que tienes un destino extraordinario. Algo mayor de lo que te hayas podido imaginar” -le dijo. Su rostro no mostraba ese sentimiento extraordinario en aquel momento, pero finalmente fue él quien salvó el día.

Todos tenemos situaciones que parecen no tener sentido y nuestros días empiezan a llegar demasiado lentos y parecen terminar, sin una esperanza. Pero puede ser que estas cosas no te estén sucediendo a ti, pero es más probable que estén sucediendo para ti. En medio de la tormenta, el conflicto, y la incertidumbre, es natural que te sientas incómodo, pero este momento podría ser un momento de definición para ti. Se puede desmoronar o puedes elegir el vencerlo. Puedes optar por aprender y crecer. Puedes elegir la desesperación o la esperanza.

Lo sé, es más fácil decirlo que hacerlo. Pero en realidad ¿cuál es la alternativa? Puedes optar por quedarte donde estás y no aferrarte a las promesas de Dios en tu vida. Puedes optar por no perdonar, a vivir en el pasado y no realinear tu manera de pensar. Lo que va a suceder es que los días se convertirán en semanas, las semanas se convertirán en meses y los meses se convertirán en años, y estarás en el mismo lugar que estás hoy. Y en el caso de que recibir una revelación, te darás cuenta de que ha pasado el tiempo, verás que has repetido un día, una semana, un mes o un año, muchas veces.

Pero eso no es el plan de Dios para tu vida. Él quiere que prosperes y llegues a ser todo lo que él ha sembrado en tu vida para ser. Los sueños, visiones e ideas saldrán y cambiarán tu vida y a todos los que te rodean. Él quiere que alcances tu máximo potencial. Una vida llena de esperanza, una vida llena de su amor, dirección y propósito. Es tu decisión hoy; hazlo realidad.

Los planes de Dios para tu vida son buenos. Él te ha dado una esperanza y un futuro.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café por correo electrónico todas las mañanas? Ingresa tu dirección de correo electrónico para suscribirte en la parte superior derecha de esta página, debajo de la casilla de “Subscribe” ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright DP, 2011

Las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, derechos de autor © 1996, 2004, 2007 por Tyndale House Foundation. Usado con permiso de Tyndale House Publishers, Inc., Carol Stream, Illinois 60188. Todos los derechos reservados.

Afuera de la cueva


por DP

David también se levantó después, y saliendo de la cueva dió voces detrás de Saúl, diciendo: ¡Mi señor rey! Y cuando Saúl miró hacia trás, David inclinó su rostro en tierra, e hizo reverencia. 1 Samuel 24:8

David sabía que su llamado era a ser rey de Israel. Al momento, estaba corriendo por su vida, junto con los hombres que componían su ejército. Viendo que Saúl estaba cerca, decidieron entrar a una cueva y esconderse. Asombrosamente, Saúl entró a esa cueva para aliviarse, sin saber que David y sus hombres estaban allí. Que momento espectacular en la que David podría tomar el gobierno por la fuerza, o como sus hombres le sugerían, matar al rey y que el llamado se cumpliera. No obstante, se refrenó y esperó. Luego de que Saúl saliera de la cueva, David emergió detrás de él y lo llamó. 

Esta historia alberga más substancia de la que se considera aquí, pero cuando leemos, el instinto de David fue el buscar refugio y esconderse; el ya se había refugiado en otras cuevas anteriormente. Pensaba que estando en la cueva le daba un sentido de seguridad y también proveía la oportunidad de cumplir su llamado cómodamente. Entonces ¿Por qué no tomó ventaja? ¿Cuál era el problema?

Todos tenemos situaciones en las que corremos a la cueva a escondernos. Hay situaciones, en las que tenemos que buscar un lugar seguro donde estar, y esperar. Pero usualmente, nos quedamos en la cueva y no salimos. Nos escondemos en nuestros temores y nos quedamos a obscuras, tronchamos la oportunidad de ver la mano de Dios de manera abundante y extraordinaria en nuestras vidas. David confrontó su situación, fuera de la cueva a plena luz del día.

Es tiempo de parar de correr, de dejar de esconderse, de salir de esa cueva y dejar atrás el pasado, las heridas, las cicatrices y enfrentar tus temores a plena luz del día. Postrarte ante Su presencia y entonces, sólo entonces el llamado de Dios para tu vida vendrá a ser una realidad. Si Dios lo dijo, se cumplirá, y no se esconderá. 

Dios te está llamando hoy, afuera de la cueva.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café caliente por correo electrónico cada mañana? Ingresa tu e-mail para suscribirte en la parte superior derecha de esta página bajo el encasillado de “Subscribe”. ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright DP, 2006

No hay lugar para jugar a lo seguro


por DP

El que había recibido las cinco mil fue en seguida y negoció con ellas y ganó otras cinco mil. Así mismo, el que recibió dos mil ganó otras dos mil. Pero el que había recibido mil fue, cavó un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor. Mateo 25:16-18

Jesús le refería a sus discípulos la parábola de los talentos. Un hombre de negocios le había dejado su dinero para que sus siervos cuidaran de él. A estos se les dio lo que en la moneda de hoy sería el equivalente a $150,000.00 por talento. ¡Una gran cantidad de dinero! Dos de ellos tomaron riesgos. ¡Grandes riesgos! Ellos negociaron y multiplicaron lo que les fue dado, pero el último que tenía un solo talento, lo escondió y jugó a lo seguro. La parábola continua diciendo que cuando el maestro se acercó y solicitó un informe, los dos primeros pudieron dar cuenta de sus negocios y resultados; por esto se les alabó y se les premió, pero el último sólo devolvió lo que le se le había dado, sin ni siquiera intereses, y a éste se le amonestó y se le castigó; incluso lo que había sido dado, se le quitó.

A ti y a mi se nos ha dado mucho y tendremos que dar cuenta de ello. ¿Qué vas a decir cuando se te pida cuentas? ¿Qué ha de ser tu informe? La parábola tiene muchas enseñanzas profundas, pero una que se destaca es que Dios quiere que tomemos riesgos, que seamos valientes, audaces y firmes. Hizo que nuestra vida sea una aventura que refleje su carácter. Dios siempre busca fruto en nuestras vidas. Él espera resultado de todo lo que ha creado. Él es la definición de productividad. Él creó todo de la nada y nos ha hecho a su imagen y semejanza.

Este no es el momento de jugar a lo seguro, no es el momento para eso. Él te ha dado talentos y dones que debes utilizar y multiplicar. No tengas miedo de emprender nuevos retos y de utilizar al máximo los dones y talentos que Dios te ha confiado. Sí, puede que incluso te sientas incómodo porque todo no está “justo como quieres”, pero este podría ser tu deseo de controlarlo todo, y al hacerlo, puedes perder uno de los mejores momentos de tu vida. Pide a Dios su dirección y Él dirigirá tus caminos. Sueña en grande, ora mucho, sé valiente y sé audaz.

No quieres vivir una vida de: ¿debería?, ¿podría?, ¿sería? y morir. Mejor tratar y fallar que no tratar en lo absoluto. Este podría ser tu mejor momento, así que no hay lugar para jugar a lo seguro.

“RESPIRA con expectación, VIVE con confianza y MUÉVETE con valentía”

¿Quieres esta inspiración de café caliente por correo electrónico cada mañana? Ingresa tu e-mail para suscribirte en la parte superior derecha de esta página bajo el encasillado de “Subscribe” . ¿Te gusta este escrito y deseas compartirlo? Simplemente añade tu comentario abajo en “Leave a Reply” o compártelo en Facebook, Twitter, o por correo electrónico usando cualesquiera de los botones al lado de “Share this:”

© Copyright DP, 2011